Envidia del mar

por | 19 Oct 14 | Cantabria | 0 Comentarios

Con vistas privilegiadas a la playa de Cuchía. Tan cerca y a la vez tan lejos del agua, se debe conformar con divisar las aguas que bañan el arenal de Marzán. Sus cañerías secas no pueden atender a los bañistas que hasta ella se acercan para deshacerse de la arena y el salitre de sus cuerpos. Moderna ducha, castigada a vivir sin agua… monumento a la dejadez.

Post relacionados

Engullida por la arena

Engullida por la arena

Deseada por mar y arena.

La que otras veces fue devorada por las olas hoy aparece engullida por la arena depositada por las últimas mareas.