PRINCIPIOS DE LA FOTOGRAFÍA ESTEREOGRÁFICA

La fotografía estereográfica

La estereoscopia, imagen estereográfica, o imagen 3D (tridimensional) es cualquier técnica capaz de recoger información visual tridimensional y/o crear la ilusión de profundidad en una imagen. La ilusión de la profundidad en una fotografía, película, u otra imagen bidimensional se crea presentando una imagen ligeramente diferente para cada ojo, como ocurre en nuestra forma habitual de ver. Fue inventado por Sir Charles Wheatstone sobre 1840.

La fotografía estereoscópica tradicional consiste en crear una ilusión 3D a partir de un par de imágenes 2D. La forma más sencilla de crear en el cerebro la percepción de profundidad es proporcionando a los ojos del espectador dos imágenes diferentes, que representan dos perspectivas del mismo objeto, con una pequeña desviación similar a las perspectivas que de forma natural reciben los ojos en la visión binocular.

Los dos ojos, al estar situados en posiciones diferentes, recogen cada uno en sus retinas una imagen ligeramente distinta de la realidad que tienen delante. Esas pequeñas diferencias se procesan en el cerebro para calcular la distancia a la que se encuentran los objetos mediante la técnica del paralaje. El cálculo de las distancias sitúa los objetos que estamos viendo en el espacio tridimensional, obteniendo una sensación de profundidad o volumen. Por lo que si tomamos o creamos dos imágenes con un ángulo ligeramente distinto y se las mostramos a cada ojo por separado, el cerebro podrá reconstruir la distancia y por lo tanto la sensación de tridimensionalidad.

 

TOMA DE ESTEREOGRAFÍAS

Existen diferentes formas de obtener las dos imágenes que forman un par estereoscópico, una de las más cómodas consiste en la utilización de un partidor de haz con el que se consiguen las dos imágenes en una única toma. Se trata éste de un accesorio que incorpora un sistema de espejos o prismas colocados en frente de las lentes de una cámara SLR y que se acopla al objetivo de la cámara proporcionando pares de imágenes, una a cada lado del negativo, que provienen de puntos de vista separados unos seis centímetros.

La fotografía estereográfica

Como con otros tipos de material para fotografía estereoscópica, han existido multitud de modelos diferentes. Unos se han construido con prismas, y otros con dos o cuatro espejos plateados superficialmente.

 

VISUALIZACIÓN

Una vez realizadas las estereografías, éstas pueden ser contempladas con la ayuda de visores estereoscópicos denominados estereoscopios o estereóscopos, los cuales se encargan de conducir a cada ojo la imagen que le corresponde mediante distintos elementos ópticos (espejos, prismas, lentes, polarizadores), o simplemente separando los dos componentes del par, de forma que en el campo visual de cada ojo sólo se encuentre la fotografía que le corresponde. El uso de estereoscopios permite la estereopsis, es decir, la fusión en el cerebro de todo lo que es captado por los ojos izquierdo y derecho.

La fotografía estereográfica

PROBLEMAS DE VISUALIZACIÓN

Para que la estereopsis se realice perfectamente, es necesario que los dos ojos estén bien alineados, sin ningún desvío, cuanto más desalineados estén, menos eficaz será la percepción de profundidad de la persona. Los especialistas afirman que cuanto mayor es el desvío ocular de la persona, menor será la capacidad de fusión.

 

La fotografía estereográfica

 

La gran mayoría de personas con estrabismo moderado o grave no puede ver las tres dimensiones. Incluso después de cirugías para la corrección del problema, las personas con estrabismo no logran resolver el problema de la fusión ocular. Eso ocurre porque las cirugías de estrabismo son procedimientos estéticos y la imagen continúa siendo formada con desvíos en el interior de los ojos.

Las personas que tienen alguna de las enfermedades generadas por el estrabismo: la ambliopía (también conocida como “ojo perezoso” u “ojo vago”) suelen tener uno de los ojos en condiciones aceptables para la visión, pero el otro funciona apenas como un accesorio. Según especialistas, los problemas en la visión binocular tienen como principal consecuencia la pérdida de nociones de profundidad y también la reducción en el ángulo total del campo de visión natural (que para un ser humano con la visión perfecta llega a un arco de 200 grados).

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This